Kol1
Izquierda: Retrato litográfico de Kolokotronis, 1828, Karl Krazeisen, National Gallery-ASM; Derecha: Retrato de Kolokotronis, 1861, Dionysios Tsokos, vía Wikimedia Commons)
 
Varias figuras históricas se han distinguido en la Guerra de la Independencia griega. Georgios Karaiskakis, Odysseas Androutsos, Markos Botsaris y Laskarina Bouboulina son algunos de los más famosos entre estas personalidades, pero hay un nombre que suele destacar: Theodoros Kolokotronis, el arquetipo de "héroe de 1821".
 
Como figura destacada de la Revolución griega, Kolokotronis, llamado a menudo "el Viejo de Morea (o Geros tou Moria)", desempeñó un papel fundamental en la historia de la Grecia moderna, no sólo durante la guerra sino también en la configuración del nuevo Estado, y ha sido asociado a algunos de los mayores éxitos de la lucha nacional por la libertad, como el Asedio de Tripolitsa y la Batalla de Dervenakia.
 
Los antecedentes: Los Kleftes y los Armatoloi
 
Tras la instauración del dominio otomano en la Grecia continental, fueron muchos (sobre todo procedentes del ejército o de la milicia local) los que optaron por refugiarse en las montañas y vivir como bandidos. A lo largo del periodo otomano, se les unirían otros que pretendían huir de las vendettas, los impuestos (jizyah y kharāj) o la ley. Estas personas acabarían llamándose Kleftes ("ladrones"), ya que vivían del bandolerismo.
 
Debido a la actividad de los Kleftes, los otomanos emplearon fuerzas irregulares encargadas de hacer cumplir la autoridad del sultán y mantener la paz. Este tipo de milicia, denominada Armatoloi ("hombres armados"), que ya existía en el Imperio bizantino, fue utilizada cada vez más por los otomanos en zonas con muchos Kleftes o terreno irregular. A menudo eran tripulados y normalmente dirigidos por antiguos Kleftes notorios, y muchos fluctuaban entre ambos papeles.
 
Cuando se empezó a planificar la Revolución griega, estos grupos aparentemente rivales pero en realidad intercambiables se unieron, formando el núcleo de las fuerzas de combate griegas a lo largo de la Guerra de la Independencia.
 
Kol2
Kolokotronis y sus hombres en su sangar, Peter von Hess, (National Gallery-ASM)
 
Su vida temprana
 
Kolokotronis nació el 3 de abril de 1770 en Ramovouni de Mesinia, aunque su familia vivía en Limbovisi de Arcadia, y pasó su infancia en la fortaleza de Kastanitsa (o Kastania) en la peninsula entonces semiautónoma de Mani en Morea (el Peloponeso). Su padre era Konstantinos Kolokotronis, un líder de los Kleftes, que procedía de una familia prominente. La presencia de la familia Kolokotronis (inicialmente con el nombre de Tzerginis, y más tarde Botsikas) está atestiguada en Mesinia ya en el siglo XVII, y su historia está rodeada de muchas leyendas.
 
Konstantinos Kolokotronis había participado en la malograda Revuelta de Orlov de 1770, una rebelión armada en el Peloponeso, que estalló en febrero de 1770, tras la llegada a la península de Mani del almirante ruso Alexey Orlov, comandante de la Armada Imperial Rusa durante la Guerra Ruso-Turca (1768-1774). Su hijo, Theodoros, nacido pocos días después de la represión de la revuelta, recibió el nombre de Fyodor Orlov, hermano de Alexey. Konstantinos acabaría siendo asesinado en julio de 1780 en el sitio de Kastania, donde los otomanos atacaron los Kleftes de Mani. Sin embargo, la madre de Theodoros logró escapar de la masacre, supuestamente disfrazada de hombre, junto con sus hijos.
 
A la edad de quince años, Theodoros Kolokotronis se fue con su madre y sus hermanos al pueblo de Akovos, en Arcadia, donde vivía su tío. El joven Theodoros fue elegido líder del clan Kolokotronis, formado por doce hombres de su familia y unos ciento cincuenta seguidores. En 1790 se casó con la hija de un kodjabashi (Los kodjabashis eran cristianos notables locales en partes de los Balcanes otomanos) de Akovos. Se dice que comenzó a trabajar como Armatolos contra los Kleftes de la región a la edad de veinte años, y continuaría alternando entre los papeles de Kleftes y Armatoloi durante los siguientes quince años, ganando una considerable fortuna pero también una gran notoriedad, lo que hizo que se emitieran firmanes por su cabeza más de una vez en los años siguientes.
 
Kol3
Kolokotronis pone a su hijo bajo juramento, Dionysios Tsokos, (National Gallery-ASM)
 
Traslado a Zakynthos (Zante) e iniciación en la Filiki Eteria
 
En febrero de 1806, los otomanos empezaron a eliminar a los Kleftes de Morea. En febrero de ese año, el hermano de Theodoros, Giannis "Zorbas" Kolokotronis, junto con otros miembros del clan, fue emboscado y asesinado por soldados otomanos. Theodoros consiguió escapar con su mujer a las islas Jónicas -entonces protectorado ruso- y finalmente se instaló en Zakynthos, donde permanecería la mayor parte de los siguientes quince años.
 
Tras la conquista de la isla por el Reino Unido, se alistó en las fuerzas británicas en 1810, y sirvió en el 1er Regimiento de Infantería Ligera Griega, bajo el mando de Richard Church, hasta su disolución en 1816. Se distinguió en las batallas contra los franceses, y pronto alcanzaría el rango de mayor. De hecho, Kolokotronis seguiría llevando el casco de su regimiento como combatiente del ejército griego durante la Guerra de la Independencia, con el añadido de una cruz en la parte delantera, creando la imagen icónica que ahora vemos en sus representaciones más famosas.
 
Fue durante su estancia en las Islas Jónicas cuando Kolokotronis experimentó un "despertar" político y nacional, a través de sus interacciones con varias personalidades de ejércitos extranjeros y su estudio de la historia griega. En 1818, Christos "Anagnostaras" Papageorgiou (ex oficial del ejército imperial ruso en Zakynthos, y más tarde general del ejército revolucionario griego) lo inició en la organización revolucionaria secreta Filiki Eteria ("Sociedad de Amigos"), que coordinó el lanzamiento de la Guerra de Independencia griega contra el Imperio Otomano. En 1819, Kolokotronis se reuniría con el conde Ioannis Kapodistrias -entonces ministro de Asuntos Exteriores de Rusia-, que por aquel entonces seguía sin estar convencido de que una revolución griega pudiera tener éxito.
 
En junio de 1820, la Filiki Eteria nombró a Kolokotronis al frente de las tropas del Peloponeso, reconociendo su experiencia y estatus. En enero de 1821 abandonaría definitivamente Zakynthos y regresaría al continente.
 
Kol4
Museo Histórico Nacional de Atenas
 
El estallido de la Guerra de Independencia griega
 
En enero de 1821, Theodoros Kolokotronis llegaría a Mani, bajo las instrucciones de Alexandros Ypsilantis, líder de la Filiki Eteria. Allí contactaría con Petrobey Mavromichalis, el gobernante (bey) de la Mani semiautónoma. Llegaron a un acuerdo de cooperación en la revuelta que se avecinaba, marcando un momento importante de unificación entre los Kleftes y los Armatoloi, por un lado, y los kodjabashis y los beys de la Morea, por otro, dos grandes grupos con antiguas rivalidades. Fue este consenso el que esencialmente hizo posible la revolución.
 
La fecha de la declaración de la Revolución griega en el continente se fijó en el 25 de marzo de 1821, no sólo por el simbolismo de la Fiesta de la Anunciación, sino también porque tenía sentido comenzar una guerra en primavera, en una fecha que fuera fácilmente conocida por todos los griegos, y en un momento en el que el movimiento de grandes grupos de personas podía estar aparentemente justificado por la festividad. Con el tiempo, varias rebeliones locales estallaron en fechas anteriores, como la revuelta de Areópolis el 17 de marzo y la liberación de Kalamata, por una fuerza dirigida por los propios Kolokotronis y Mavromichalis, el 23 de marzo. Sin embargo, la fecha del 25 de marzo sigue estando históricamente vinculada a la declaración oficial de la Guerra de la Independencia (de ahí su posterior designación como primera fiesta nacional oficial de Grecia).
 
Las fuerzas irregulares griegas estaban formadas por Kleftes y Armatoloi junto con civiles griegos, la mayoría de los cuales eran simples agricultores sin experiencia en el combate. Kolokotronis, actuó como comandante en jefe de facto, debido a sus grandes habilidades estratégicas, ya que combinaba su experiencia en la guerra de guerrillas con su conocimiento de las tácticas del ejército regular.
 
Kol5
La batalla de Tripolitsa y los pueblos de alrededor, c. 1836-39, Panagiotis Zographos (vía Wikimedia Commons)
 
El asedio de Tripolitsa
 
Cuando la Revolución griega empezó a extenderse, Kolokotronis incitó a los combatientes griegos a asediar Tripolitsa (la actual Trípolis), entonces una ciudad preeminente en el sur de Grecia que servía de centro administrativo del dominio otomano en la Morea (Peloponeso), debido a su posición geoestratégica en el centro de la península. Los griegos se beneficiaron del hecho de que Hurshid Pasha, gobernador del Eyalet de la Morea, había dejado su sede en Tripolitsa, junto con varios de sus hombres, para la expedición contra el rebelde Ali Pasha de Ioannina (en el noroeste de Grecia).
 
El asedio de Tripolitsa comenzó en junio y duró casi cinco meses, durante los cuales los griegos obtuvieron varias victorias importantes en los alrededores, como la batalla de Valtetsi, la primera victoria griega decisiva en la guerra, en la que las maniobras estratégicas de Kolokotronis también desempeñaron un papel importante. El 23 de septiembre la ciudad acabó cayendo en manos de los griegos. Kolokotronis, nombrado Comandante Supremo por la Administración Provisional de Grecia en enero de 1822, sería una figura destacada en otros éxitos griegos posteriores, como la rendición otomana del castillo de Acrocorinto en enero y la batalla de Saravali en marzo del mismo año.
 
Kol6
La batalla de Dervenakia, Theodoros Vryzakis, (National Gallery-ASM) 
 
La batalla de Dervenakia
 
En junio de 1822, los otomanos lanzaron una gran campaña militar dirigida por Mahmud Dramali Pasha (de ahí que se la conozca como la Expedición de Dramali) para sofocar la revolución. Miles de soldados y caballería partieron de la ciudad de Larisa, en Tesalia, para reconquistar Tripolitsa. En su avance desde la Grecia central hacia la Morea, las tropas de Dramali reconquistaron varias posiciones previamente ocupadas por los griegos, sembrando el pánico a su paso. Tras cruzar a la península del Peloponeso, Dramali tomó Corinto y el castillo de Acrocorinto en julio y decidió continuar hacia las ciudades de Argos y Nauplia, a las que llegó pasando por un estrecho desfiladero conocido como Dervenakia.
 
Mientras Dramali estaba apostado cerca de Argos, asediando la ciudad, los griegos bajo el mando de Kolokotronis reunieron un ejército de voluntarios y llevaron a cabo una política de tierra quemada en las zonas que rodean la llanura argólica, amenazando a las tropas otomanas con morir de hambre, y obligando al pachá retirarse hacia Corinto, de nuevo a través de Dervenakia, entre el 26 y el 28 de Julio. Las tropas griegas al mando de líderes como Antonis Kolokotronis (primo de Theodoros), Dimitris Plapoutas, Nikitaras y Papaflessas, se habían posicionado estratégicamente en los estrechos pasos, emboscando al ejército de Dramali y dando lugar a una de las mayores victorias de las fuerzas griegas, magistralmente planificada y orquestada por Theodoros Kolokotronis. La destrucción de gran parte de las fuerzas otomanas ayudó a consolidar la revolución, que de otro modo podría haber sido sofocada. Tras la derrota de Dramali, Nauplia, Corinto y Acrocorinto no tardarían en rendirse a los griegos.
 
Kol7
Kololotronis and his personal escort, c. 1828, Pierre Peytier (via Wikimedia Commons)
 
Las guerras civiles
 
De 1823 a 1825, la Guerra de la Independencia griega se vio manchada por dos guerras civiles, instigadas por intereses políticos, facciosos y regionalistas. Hubo un amplio desacuerdo sobre la forma en que debía continuar la guerra y, especialmente, sobre la forma en que debía gobernarse el naciente Estado griego.
 
Los líderes militares, encabezados por Kolokotronis, se sentían marginados por los fanariotas y los líderes políticos como Alexandros Mavrokordatos. Estas fricciones condujeron a la primera guerra civil, mientras que la segunda y más destructiva no tardó en ser causada por la ruptura que también surgió entre los Roumeliotes (habitantes de la Grecia central) y los isleños, por un lado, y los peloponesos, por otro. Durante ese segundo y más oscuro periodo de la contienda civil, el hijo mayor de Theodoros, Panos Kolokotronis, fue asesinado en una emboscada a finales de 1824. En febrero de 1825, Kolokotronis se rindió a la Administración Provisional -entonces dirigida por el armador hidriota Georgios Kountouriotis- y fue detenido en un monasterio de Hidra, junto con su otro hijo, Ioannis "Gennaios" Kolokotronis ("Valiente").
 
kol8
La estatua de Theodoros Kolokotronis de Lazaros Sochos en Nauplia (por peeperman1 vía flickr)
 
La invasión de Ibrahim y la intervención extranjera
 
En la primavera de 1825, la Guerra de la Independencia se enfrentaba a un panorama sombrío. Para añadir a la desunión de los griegos y a su grave situación financiera, los otomanos habían pedido refuerzos a su estado vasallo de Egipto. Muhammad Ali, gobernador de Egipto, envió un gran ejército y una flota dirigidos por su hijo, el conocido Ibrahim Pasha. Tras desembarcar en el Peloponeso en febrero de 1825, Ibrahim causó estragos entre los griegos. En mayo había reconquistado gran parte de la península, lo que obligó al gobierno provisional a amnistiar a Kolokotronis y restaurarlo como Comandante Supremo de las fuerzas griegas. Pero el ejército de Ibrahim era demasiado numeroso y estaba bien organizado, y llegaría a conquistar Tripolis y a destruir Argos. A finales de 1825 se unió a Reshid Pasha en el asedio de Missolonghi, en Grecia Central. La ciudad caería en sus manos en abril de 1826.
 
Las fuerzas griegas no pudieron hacer gran cosa ante el avance de Ibrahim, sólo se aferraron a unos pocos bastiones y se encontraron de nuevo al borde de la discordia civil. Finalmente, en la primavera de 1827, se reunieron en la Tercera Asamblea Nacional y decidieron pedir ayuda al extranjero. Nombraron a dos ilustres filohelenos, el oficial de la marina Lord Cochrane y el comandante Richard Church, como Comandantes Supremos de la marina y el ejército, respectivamente. Kolokotronis, Nikitaras, Plapoutas y otros destacados combatientes griegos sentían un gran respeto por Church, a cuyas órdenes habían servido en la Infantería Ligera Griega en las islas Jónicas. El tema más polémico era la cuestión del liderazgo político. Kolokotronis fue de los primeros en proponer y apoyar ardientemente el nombramiento del conde Ioannis Kapodistrias, el griego más prestigioso de su tiempo, como gobernador, decisión que finalmente fue adoptada por la Asamblea.
 
Sin embargo, las fuerzas griegas ya habían sufrido demasiados golpes y no eran eficientes en las operaciones del ejército regular, mientras que la administración estaba prácticamente en bancarrota y las rivalidades regionalistas seguían latentes. En mayo de 1827, la Acrópolis, el último bastión griego en Roumeli (Grecia Central), cayó en manos del ejército otomano. Sin embargo, la diplomacia de Kapodistrias y, sobre todo, la persecución de los intereses geoestratégicos de las tres grandes potencias tuvieron un papel más importante en el resultado final de la Revolución griega. Ante las ideas expansionistas del nuevo zar, británicos y franceses decidieron llegar a un acuerdo con Rusia y pedir al Imperio Otomano que concediera a Grecia su autonomía. El Tratado de Londres se firmó en julio de 1827, pero la Alta Puerta no cumplió con los términos.
 
Kol9
Izquierda: Retrato de Kolokotronis, Theodoros Vryzakis, (National Gallery-ASM); Derecha: Retrato de Kolokotronis, 1861, Dionysios Tsokos (vía Wikimedia Commons)
 
Las tres grandes potencias activaron así una cláusula del acuerdo que les autorizaba a intervenir para hacer cumplir las exigencias aliadas. Sus fuerzas derrotarían decisivamente a la flota otomana y egipcia en la batalla naval de Navarino en octubre de 1827. En agosto de 1828, un cuerpo expedicionario francés fue enviado al Peloponeso, mientras que la causa griega también se vio favorecida por el estallido de la guerra ruso-turca de 1828-1829. En febrero de 1830, las grandes potencias firmaron el tercer Protocolo de Londres, por el que se reconocía a Grecia como Estado independiente y soberano.
 
El establecimiento del Estado griego
 
En los primeros años de Grecia como país independiente, Kolokotronis mostró su apoyo inequívoco al gobernador Kapodistrias, aunque muchos de sus propios aliados anteriores expresaron su desacuerdo. La rivalidad de Kapodistrias con los kodjabashis y los antiguos líderes militares culminó con su asesinato el 27 de septiembre de 1831, al que siguió un periodo de disturbios generalizados.
 
Tras el asesinato, se creó un Comité Administrativo para asumir temporalmente los poderes ejecutivos que habían quedado vacantes. Estaba presidido por el hermano de Kapodistrias, Augustinos, y sus otros dos miembros eran Kolokotronis y el político Ioannis Kolettis. Sin embargo, las negociaciones con la V Asamblea Nacional fueron infructuosas, y pronto Augustinos despidió a los otros dos miembros del Comité. Se había abierto una profunda brecha entre los partidarios de Kapodistrias y los que impulsaban la introducción de una constitución. En marzo de 1832, Augustinos Kapodistrias dimitió y abandonó el Estado de Grecia.
 
Kolokotronis se negó a formar parte del Comité Administrativo que se formó en abril de 1832. En 1832, Grecia se constituyó en reino y el trono se ofreció al joven príncipe Otón de Wittelsbach, hijo del rey Luis I de Baviera. La Quinta Asamblea Nacional confirmó la elección de Otón en julio de 1832. Otón  llegó en febrero de 1833, pero aún se le consideraba menor de edad, por lo que un consejo de regencia gobernó en su lugar. Su autoritarismo y la desconfianza de los partidos políticos griegos provocaron una rápida erosión de su popularidad.
 
Kol10
 
Johann Jacob Weber (MDZ Munich vía Wikimedia Commons)
 
Juicio, rehabilitación y últimos años
 
El consejo de la regencia se mostró especialmente hostil con los partidarios del Partido Ruso que, a su vez, apelaron al zar pidiendo la destitución de la regencia y la inmediata asunción del poder por parte de Otón. Pronto estalló una crisis política y dos miembros del consejo denunciaron una supuesta conspiración. Kolokotronis, que había sido apartado del mando militar debido a sus simpatías prorrusas, vio su nombre vinculado a estas supuestas maquinaciones. En abril de 1834 fue juzgado junto a su hijo Gennaios y los generales Plapoutas y Kitsos Tzavellas y encarcelado en la ciudadela de Acronauplia.
 
En marzo, Kolokotronis y Plapoutas fueron acusados formalmente de alta traición y en mayo fueron condenados a muerte, aunque el rey Otón no tardó en intervenir para conmutar las penas por penas de prisión. Dos jueces disidentes, Anastasios Polyzoidis y Georgios Tertsetis, se negaron a firmar la decisión, lo que provocó su destitución y procesamiento. Esto provocó un mayor distanciamiento con la mayoría del pueblo griego, mientras que en Mani, la tierra natal de Theodoros, estalló una feroz revuelta.
 
En junio de 1835 Otón alcanzó la mayoría de edad, poniendo fin a la regencia. Uno de sus primeros actos fue conceder el indulto a Kolokotronis y a los demás combatientes encarcelados. De hecho, Kolokotronis fue restituido como general del ejército griego y nombrado miembro del recién fundado Consejo de Estado, creado como órgano asesor del rey. Mantuvo relaciones amistosas con Otón durante el resto de su vida, llegando a ser su ayudante de campo. Durante sus últimos años, dictó sus memorias a Georgios Tertsetis -uno de los jueces disidentes de su juicio- que las publicaría como biografía narrativa en 1851.
 
Theodoros Kolokotronis murió de un ataque de apoplejía el 4 de febrero de 1843, tras regresar de una recepción en el palacio real. En Atenas se le ofició un gran funeral, al que asistió una gran multitud junto con todos los héroes supervivientes de la Revolución griega. Su hijo Gennaios sería primer ministro (el último nombrado por el rey Otto) en 1862.
 
Su legado
 
En Grecia se han publicado varias biografías de Kolokotronis, se ha dado su nombre a plazas y calles, y su retrato se ha utilizado en billetes de banco. Ha sido inmortalizado en estatuas y bustos en varios lugares públicos de Grecia, especialmente en Atenas y el Peloponeso, siendo las más famosas las estatuas ecuestres de bronce de Atenas y Nauplia, creadas por Lazaros Sochos. Lo más importante de todo es que su nombre ha quedado inextricablemente ligado a la Guerra de la Independencia griega y a la frase "héroe de 1821" en el subconsciente colectivo del público griego.
 
Texto original en inglés vía Greek News Agenda
 
Trad.: C. Peppas