patmos1
 La Chora de Patmos y el Monasterio de San Juan el Teólogo (por Valeria Casali vía Wikimedia Commons)
 
La pequeña isla de Patmos, que forma parte del complejo del Dodecaneso en el Egeo central, es conocida, sobre todo, por ser el lugar donde Juan de Patmos recibió sus visiones y las registró en el Apocalipsis, el último libro del Nuevo Testamento. A principios del siglo XI se fundó allí un impresionante complejo monástico dedicado a él.
 
El monasterio se levanta en el lugar donde se cree que San Juan escribió su Evangelio, incluido el Libro del Apocalipsis. También se encuentra cerca de la gruta donde se dice que el apóstol recibió su Apocalipsis, por lo que se llama la Gruta del Apocalipsis. Tanto el monasterio como la gruta, junto con el resto del centro histórico de la Chora (la ciudad principal de la isla), fueron declarados conjuntamente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 como "ejemplo excepcional de un centro de peregrinación ortodoxo griego tradicional de excepcional interés arquitectónico".
 
La Gruta del Apocalipsis
 
La isla de Patmos fue colonizada primero por los dorios y luego por los jonios. Cuando pasó a formar parte del Imperio Romano, sirvió como lugar de exilio, junto con otras pequeñas islas del Egeo.
 
Se considera que Juan de Patmos, tradicionalmente identificado por la Iglesia Ortodoxa Oriental con Juan el Evangelista, y denominado "Juan el Teólogo", fue exiliado a Patmos durante una época de persecución bajo el gobierno romano de Domiciano a finales del siglo I. Según la tradición, mientras residía en una gruta de la isla, recibió una serie de visiones proféticas que relató en el Apocalipsis, el último libro del Nuevo Testamento (palabra que procede del griego apokálupsis, "desvelamiento, revelación"), De ahí que se le conozca también como Juan de Patmos y Juan el Revelador.
 
patmos2
Mosaico sobre la entrada de la Gruta del Apocalipsis (por Njaker vía Wikimedia Commons) 
 
El lugar de las visiones reveladoras, conocido como la Gruta del Apocalipsis, está situado a medio camino de la carretera que une el puerto con la Chora, que se encuentra en la cima de la montaña de la isla. La Santa Gruta del Apocalipsis se ha transformado en un lugar de culto, en el que los visitantes pueden ver la abolladura en la pared de la cueva, donde se dice que el evangelista apoyó la cabeza. Según la tradición, la Voz de Dios podía oírse procedente de una hendidura de la roca, que también sigue siendo visible hoy en día. La parte sur de la cueva se ha convertido en una iglesia dedicada a San Juan el Teólogo, mientras que más tarde se añadió una capilla de Santa Ana incorporando la gruta, a la que ahora se entra por la capilla.
 
El monasterio de San Juan el Teólogo
 
En el siglo VII, Patmos fue asolada por las incursiones de los piratas sarracenos y permaneció prácticamente deshabitada durante los dos siglos siguientes. En 1088, el abad Christodoulos Latrinos (ahora conocido como San Christodoulos el Bendito de Patmos), que ya había fundado monasterios en Leros y Kos, se presentó en la corte del emperador Alejo I Comnenos en Constantinopla, proponiendo un plan para repoblar Patmos mediante la creación de una comunidad monástica. Alejo, efectivamente, concedió la soberanía sobre la isla desierta. En 1091, Christodoulos inició la construcción del monasterio de San Juan el Teólogo, sobre las ruinas de una basílica del siglo IV también dedicada a San Juan.

patmos3
El interior del Monasterio de San Juan el Teólogo (por Thanasis Christodoulou vía Wikimedia Commons)
 
Los monjes fueron expulsados por los piratas en 1093, pero volvieron unos años después para reanudar las obras, llevando consigo las reliquias de Christodoulos, que había muerto en la isla de Eubea. El monasterio fue fuertemente fortificado por temor a los ataques de los piratas. A lo largo de los años, recibió diversas contribuciones de los emperadores Alejo y Manuel Komnenos. Tras su creación, se fomentó la repoblación de la zona, desarrollándose un asentamiento alrededor de los muros del monasterio. En 1204-1261, el monasterio se afilió al Imperio de Nicea y adquirió numerosos territorios en Asia Menor.
 
En el interior del monasterio, la iglesia principal presenta impresionantes iconos y frescos, mientras que la capilla de la Virgen, fuera del patio principal, tiene los frescos más antiguos. El monasterio alberga una extensa biblioteca de 330 manuscritos (267 en pergamino), incluidos 82 manuscritos del Nuevo Testamento; también alberga importantes reliquias, como el cráneo de Santo Tomás Apóstol. Una empinada escalera de cuarenta y tres peldaños conduce desde el monasterio a la Gruta del Apocalipsis.
 
patmos4
 El interior del Monasterio de San Juan el Teólogo (por Yiannis Theologos Michellis vía Wikimedia Commons)
 
Según la UNESCO, "hay pocos lugares en el mundo en los que se sigan practicando sin cambios ceremonias religiosas que se remontan a los primeros tiempos del cristianismo". Entre ellas, el ritual bizantino del Niptir ("Domingo de Ramos"), una recreación del acontecimiento simbólico de Cristo lavando los pies de sus discípulos antes de la Última Cena, que tiene lugar el jueves de la Semana Santa (también llamado Jueves Santo). De acuerdo con este ritual del siglo IV, tras la celebración de la Divina Liturgia en el monasterio, una solemne procesión conduce a la plaza del ayuntamiento, donde el abad del monasterio (hegumenos) lava los pies a 12 sacerdotes.
 
La Chora
 
La Chora de Patmos, situada a 4 km del pequeño puerto de Skala, ha evolucionado continuamente desde el siglo XI, cuando la fundación del monasterio la transformó en un importante lugar de peregrinación. En su centro, en la cima de la montaña, el imponente monasterio de San Juan el Teólogo, con sus grises muros fortificados, domina la zona. Según la UNESCO, es una de las ciudades principales más antiguas y mejor conservadas de las islas del Egeo, y es también el único ejemplo en Grecia de un asentamiento organizado que se ha desarrollado como una comunidad de apoyo alrededor de un complejo monástico fortificado. Todavía hoy, la Chora es una pintoresca ciudad con casas encaladas, estrechas calles arqueadas y algunas pintorescas plazoletas.
 
La UNESCO también cita como criterio importante para la inscripción del sitio el hecho de que la Chora de Patmos "es uno de los pocos asentamientos de Grecia que han evolucionado ininterrumpidamente desde el siglo XII", y añade que "la autenticidad del asentamiento también está garantizada por la conservación de sus características morfológicas y sus técnicas de construcción con el uso de métodos y materiales tradicionales similares o incluso iguales, en la medida de lo posible, en la construcción de nuevas edificaciones".
 
Los bienes están protegidos por las disposiciones de la Ley Arqueológica 3028/2002 "sobre la protección de las antigüedades y del patrimonio cultural en general", y por decretos ministeriales independientes publicados en el Boletín Oficial del Estado. La protección y la gestión son llevadas a cabo por el Ministerio de Cultura a través del servicio regional responsable (Eforato de Antigüedades del Dodecaneso). La gestión eficaz del sitio también se logra mediante la cooperación entre las autoridades seculares y eclesiásticas en todas las áreas de interés común, para garantizar que el carácter del asentamiento no se vea afectado por el crecimiento del turismo.
 
Texto original en italiano vía Punto Grecia
Texto disponible en inglés vía Greek News Agenda
Traducción del inglés al español: C.Peppas