byz1
 
La ciudad de Tesalónica ha estado habitada de forma ininterrumpida desde la época helenística. Fue capital de provincia y puerto marítimo de gran actividad en la época romana, sede de una de las primeras comunidades cristianas europeas en los primeros tiempos del cristianismo y, en la época bizantina, metrópolis superada sólo por la capital imperial.
 
Los monumentos paleocristianos y bizantinos de Tesalónica, incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1988, siguen siendo hoy en día un testimonio de la fascinante historia de la ciudad y de su antigua estatura política, cultural y artística.  Diseminados por el paisaje urbano moderno, convierten la ciudad en un museo al aire libre.
 
El pasado histórico
 
Tesalónica, también conocida como Thessaloniki o Salónica, a menudo denominada "la co-capital" o "la ninfa del Golfo Termaico", es hoy la segunda ciudad más poblada del país, y también, con diferencia, la mayor y más importante de Macedonia y del norte de Grecia. Importante centro económico y cultural desde la antigüedad, la ciudad cuenta con más de dos mil años de presencia histórica ininterrumpida.
 
byz2
Una sección de las murallas de Tesalónica (por Elisa Triolo vía flickr)
 
Fue fundada en 316/315 a.C. por Casandro, uno de los diadocos de Alejandro Magno, rey de Macedonia del 305 al 297 a.C.; Casandro dio a la ciudad el nombre de su esposa Thessalonike, hermanastra de Alejandro. Establecida inicialmente como puerto militar, comenzó a expandirse gradualmente gracias a su posición privilegiada en el Golfo Termaico, en la desembocadura del valle del río Axios. Tras la batalla de Pydna (167 a.C.), que se saldó con una decisiva victoria romana y marcó la caída del reino de Macedonia, Tesalónica fue designada como capital de uno de los cuatro cantones (distritos nominalmente independientes) en que se dividió el antiguo reino. Con el fin de la Cuarta Guerra Macedónica (150-148 a.C.) y la anexión de Macedonia al Imperio Romano, la ciudad se convirtió en la capital de la nueva Provincia Romana de Macedonia, establecida oficialmente en el 146 a.C., que comprendía la totalidad de los territorios griegos.
 
Bajo el dominio romano, Tesalónica entró en un periodo de gran desarrollo y prosperidad. Situada en la Vía Egnatia (construida entre el 146 a.C. y el 120 a.C.), que conectaba el mar Adriático con el Helesponto y Asia Menor, pronto se convertiría en la ciudad más importante de la península balcánica, un centro de considerable importancia militar y administrativa y un importante centro comercial para el comercio entre Oriente y Occidente. Tras la batalla de Filipos (42 a.C.), Tesalónica, al ponerse del lado de los vencedores, recibió el estatus de civitas libera ("ciudad libre", una ciudad autónoma que podía disfrutar de sus propias leyes y elegir a su propio magistrado).
 
Hacia el año 50, el apóstol Pablo visitó Tesalónica durante su segundo viaje misionero para predicar la nueva fe. Como atestiguan las dos epístolas paulinas a los tesalonicenses -incluidas entre los primeros documentos cristianos existentes-, la ciudad se había convertido en la sede de una de las primeras comunidades cristianas y en una de las primeras bases de la difusión de la nueva religión en Europa.
 
Galerio, césar (bajo Diocleciano) desde el establecimiento de la Tetrarquía (293 d.C.) y emperador romano de Oriente desde el 305 d.C., eligió Tesalónica como sede durante dos períodos: del 299 al 303, y del 308 hasta su muerte en el 311 d.C. Durante el periodo en que Tesalónica sirvió como sede imperial de Galerio, se convirtió en el centro más importante de la gran región. Se cree que el santo patrón de la ciudad, San Demetrio, fue ejecutado en el año 306 d.C., durante las persecuciones cristianas de Galerio.
 
byz3
Izquierda: mosaico del siglo VII / VIII que representa a San Demetrio entre el obispo y el gobernador de la ciudad, conservado en la basílica de San Demetrio (The Yorck Project vía Wikimedia), Derecha: Fresco que representa la Transfiguración de Jesucristo (siglo XIV), iglesia de los Santos Apóstoles (vía Wikimedia Commons)
 
Tras convertirse en el único emperador del Imperio Romano en el año 324, Constantino el Grande decidió declarar una nueva capital oriental (en lugar de la Nicomedia, capital en Oriente en aquella época), considerando Tesalónica entre otras ciudades. Finalmente eligió la antigua ciudad de Bizancio, rebautizándola como Constantinopla y trasladando allí la capital desde Roma en el año 330 d.C. Esto también aumentó en gran medida la influencia y el valor geoestratégico de Tesalónica en el Imperio Romano y, tras la división final de éste, en el Imperio Bizantino. En el año 380, tres emperadores romanos, entre ellos Teodosio I, promulgaron allí el "Edicto de Tesalónica", que convertía al cristianismo en la religión estatal del Imperio Romano, mientras que en el año 390 la ciudad se convirtió en el escenario de una masacre de civiles inocentes que manchó la reputación de Teodosio.
 
En los siglos siguientes y hasta su caída en manos de los otomanos en 1430, Tesalónica tuvo una historia turbulenta en la que la ciudad fue asaltada y atacada repetidamente por godos, ávaros, persas, eslavos y búlgaros, y también sufrió saqueos, invasiones y estragos por parte de diversos agresores, como los sarracenos (904) y los normandos de Sicilia (1185). A principios del siglo XIII, en el contexto de la Cuarta Cruzada (1204), la ciudad quedó bajo el dominio del Imperio Latino de Constantinopla durante veinte años, hasta que Teodoro Komnenos Doukas, gobernante del Epiro, se apoderó de ella en 1224; Posteriormente fue recuperada por el Imperio bizantino en 1246, conquistada por los otomanos en 1387 tras un asedio de cuatro años, retomada en 1403 por los bizantinos para ser cedida a los venecianos en 1423, hasta su conquista definitiva por el sultán Murad II en 1430.
 
byz4
 La iglesia de Panaghia Chalkeon (por Konstantinos Stampoulis/Geraki vía Wikimedia Commons)
 
A pesar de todo, durante el milenio bizantino Tesalónica se convertiría en una de las ciudades más ricas y pobladas del imperio, una metrópolis y un centro de arte y cultura, sólo superado por Constantinopla, lo que le valió el calificativo de Symvassilevousa ("ciudad co-reinante"), un estatus honorífico al que todavía hace referencia su epíteto actual Symprotevousa ("la co-capital" [de Atenas]).
 
Los monumentos paleocristianos y bizantinos de Tesalónica
 
Por lo tanto, fue el milenio bizantino el que definió el perfil de la ciudad. Aunque Tesalónica también conserva importantes vestigios de otros periodos históricos, que dan testimonio de su pasado otomano o de su herencia como sede (hasta la Segunda Guerra Mundial) de una importante comunidad judía, es predominantemente el legado bizantino de la ciudad el que ha dejado su huella en su paisaje urbano.
 
Los monumentos paleocristianos y bizantinos de Salónica, inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1988, son algunos de los ejemplos más importantes y mejor conservados de la arquitectura de su clase. Construidos a lo largo de un extenso periodo de tiempo, desde el siglo IV al XV, y situados en todos los rincones del centro de la ciudad, estos 15 monumentos nos permiten conocer las principales tendencias y estilos arquitectónicos que se desarrollaron y ganaron terreno en cada periodo, y contienen algunas de las mayores obras maestras de la pintura monumental y el arte del mosaico de la época paleocristiana y bizantina.
 
byz5
 La basílica de San Demetrio (por ActFree vía Wikimedia Commons)
 
Se trata de edificios públicos destinados en su mayoría al culto, a excepción de los baños bizantinos y las murallas de la ciudad. Los trece monumentos religiosos, entre los más notables del periodo bizantino, ilustran la evolución de la arquitectura eclesiástica bizantina y su variedad estilística: desde el estilo dominante de la basílica paleocristiana, una basílica de cinco naves con crucero, hasta la iglesia de transición con cúpula del periodo bizantino temprano, pasando por el estilo de cruz en escuadra de la época bizantina media y, finalmente, por las iglesias de cruz en escuadra con deambulatorio de la época bizantina tardía.
 
En estos templos también hay pinturas murales, mosaicos y frescos representativos de algunas de las principales tendencias artísticas que se desarrollaron en la pintura monumental bizantina, desde sus orígenes (en la Rotonda, San Demetrio, San David), pasando por el periodo postconoclástico (Santa Sofía) y la llamada "época komneniana" (frescos de la iglesia de San David, monasterio de Latomou), hasta culminar en los siglos siguientes en lo que se conoce convencionalmente como "Renacimiento paleológico" (periodo bizantino tardío).
 
Uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad es la famosa Rotonda, un edificio circular de alrededor del año 306, encargado por el emperador Galerio como parte de un recinto imperial vinculado a su palacio de Tesalónica. En un principio, estaba destinado a ser un templo para Zeus o, según otros, un mausoleo para el propio Galerio (de ahí el nombre de Tumba de Galerio, por el que se le conoce sobre todo fuera de Grecia), pero posteriormente se convirtió en una iglesia (actualmente consagrada a San Jorge). Como demuestran las excavaciones, en la época de su construcción la Rotonda y el palacio imperial estaban conectados con el Arco de Galerio por una vía triunfal. Ha sido objeto de amplias reestructuraciones y ampliaciones en períodos sucesivos, y contiene algunos de los mosaicos más espléndidos del arte paleocristiano.
 
byz6
Capitales de columnas (siglo V) en la Iglesia de los Acheiropoietos (por Herbert Frank vía flickr) 
 
En el centro de la ciudad se encuentra la Iglesia de los Acheiropoietos, una basílica de tres naves con nártex y restos de exonártex, que data del siglo V. La iglesia debe su nombre actual, atestiguado por primera vez en el siglo XIV, a un icono milagroso y acheiropoietos ("no hecho por la mano [humana]") de la Virgen María que presumiblemente se encontraba allí. La iglesia destaca sobre todo por su decoración arquitectónica, consistente en una serie de columnas elegantemente elaboradas, que se fechan en el siglo V y se atribuyen a talleres de Constantinopla. No muy lejos de allí se encuentra la basílica de San Demetrio (patrón de la ciudad), cuya forma actual data del siglo VII. Se trata de una basílica de cinco naves con crucero y cripta subterránea, con una excepcional decoración de mármol y mosaicos. También se pueden admirar impresionantes mosaicos en el monasterio paleocristiano de Latomou (siglo VI) y en su katholikon (iglesia principal), San David.
 
Las murallas de Tesalónica, otro ejemplo de la arquitectura bizantina temprana, se construyeron a finales del siglo IV bajo el mandato del emperador Teodosio, y aún hoy se conservan amplias secciones de ellas.
 
byz7
El famoso mosaico que cubre la bóveda del ábside de San David, en el monasterio de Latomou, que representa la visión de Ezequiel (Ministerio de Cultura y Deportes de Grecia)
 
Las iglesias de Santa Sofía y Panagia Chalkeon ("Nuestra Señora de los Caldereros") son posteriores. La primera data del siglo VIII y es un ejemplo de un periodo de transición en la arquitectura eclesiástica en el que la planta de cruz griega se combina con el uso de una cúpula. Su decoración de mosaicos data de tres fases diferentes del arte bizantino, y su majestuoso mosaico de la cúpula que representa la Ascensión de Jesús al Cielo (finales del siglo IX) es uno de los ejemplares más importantes del llamado "Renacimiento macedonio". La segunda, comúnmente llamada "Iglesia Roja", es una iglesia de planta cuadrada con forma de cruz que data del siglo XI, con evidentes influencias constantinopolitanas, construida con la "técnica del ladrillo oculto".
 
byz8
La iglesia de Santa Sofía, siglo VIII (por Andrew Zorin vía Wikimedia Commons)
 
Los baños bizantinos, que datan del siglo XIII, están situados al pie de la Ciudad Alta de Tesalónica (Ano Poli) y son el único edificio bizantino secular que se conserva en la ciudad.
 
Las siete iglesias restantes, las de San Panteleimón, los Santos Apóstoles, Santa Catalina, el Profeta Elías, la Transfiguración del Salvador, el katholikon del Monasterio de Vlatades y la iglesia de una sola nave de San Nicolás Orphanos, pertenecen al período bizantino tardío y fueron construidas entre los siglos XIII y XIV. Ejemplifican la evolución del último periodo del desarrollo del arte bizantino, conocido como el "Renacimiento Paleológico". Construidas en diversos estilos arquitectónicos, las iglesias tardobizantinas de Tesalónica se distinguen por sus armoniosas y elegantes proporciones y sus suntuosas decoraciones murales. Entre ellas, la iglesia de los Santos Apóstoles (Agioi Apostoloi), por su notable decoración cerámica, y la iglesia de San Nicolás Orphanos, por sus imponentes frescos murales, que representan uno de los conjuntos pictóricos más completos del periodo paleológico conservados en Tesalónica.
 
byz9
Frescos interiores y murales en la iglesia de San Nicolás Orphanos (por Anna Schön vía Wikimedia Commons) 
 
Texto original en italiano vía Punto Grecia y adaptado en inglés en Greek News Agenda
 
Trad. del inglés al castellano: C. Peppas