Situada entre Antirio y la desembocadura del río Mornos, Náfpaktos es considerada como la ciudad más hermosa de la prefectura de Etolia-Acarnania de la región de Grecia Continental. Conocida por sus playas idílicas, frente al golfo de Corinto, su impotente montaña y su rica historia, que se refleja en dos fabulosos monumentos venecianos, el castillo y el puerto, Náfpaktos puede despertar gran interés turístico y histórico.





Más conocida en España como Lepanto, Náfpaktos trae a la mente de los españoles la mítica batalla naval de 1571, conocida, como “La Batalla de Lepanto”, en la cual el insigne autor español de la novela Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes, combatió, resultó herido y perdió la movilidad de su mano izquierda.Náfpaktos ofrece a sus visitantes unos parajes naturales de incomparable belleza, pero es el centro histórico de la ciudad que atrapa la atención del visitante. Sus estrechas calles adoquinadas y, en particular, el paseo peatonal de Stenopázaro, dónde se encontraban el mercado antiguo y las tavernas tradicionales de la ciudad, ofrecen un encanto especial.



La misma calle conduce al pequeño puerto veneciano en cuya parte Este se encuentran el antiguo faro y la mezquita Fethiye Tzamí de 1499. En la parte Oeste se encuentran las estatuas del legendario capitán Yorgos Anemoyanis y de Cervantes, conmemorando así su participación en la batalla de Lepanto.En lo alto de la ciudad, se erige en buen estado de conservación el castillo, una fortaleza veneciana cuya historia se remonta a los tiempos antiguos. Desde el castillo se puede disfrutar de unas vistas espectaculares de la zona con el imponente puente del Río-Antirio asomado por el horizonte. La capilla de Profitis Elías (del siglo XXI), el reloj de la torre, así como los restos de un baño turco captan, en seguida, la atención de los visitantes.

Dejando a Náfpaktos atrás y viajando a lo largo de la costa de Fócida, a través de los impresionantes paisajes montañosos, se llega a Galaxidi; un pequeño pueblo pesquero, con un elegante toque de tradición y una larga historia naval: Allí, los marineros que navegaban por el mar Mediterráneo solían utilizar como refugios sus dos puertos naturales, Agorá y Girólakas.Galaxidi no es famoso sólo por su historia naval sino, también, por su arquitectura tradicional la cual es evidente desde los primeros pasos por sus callejuelas.

 El Ayuntamiento, el Museo Marino, el Museo de Arte Popular y la antigua escuela para niñas son algunos de los edificios antiguos, mejor conservados, en Galaxidi.

Una vez en lo alto de la ciudad, se puede visitar la iglesia de Ayios Nikólaos y en la parte derecha del pequeño puerto, rodeado de restaurantes y bares, el área verde de Pera Panta.Los lugareños recomiendan una visita a la ciudad durante el período del carnaval para celebrar la costumbre tradicional, de raices dionisíacas, "alevromutzurómata", es decir, una especie de guerra de harina que consiste en arrojar los unos a los otros harina de distintos colores. Para los que quieran visitar el oráculo de Delfos, Galaxidi puede servir de alojamiento ideal, dada su proximidad (unos 30 km en coche) al magnífico yacimiento arqueológico.