Por Joel Soto*
 
Así personalmente nombro este país, no por la pésima situación político-económica que lo ha caracterizado en los últimos años, mas porque aun lleno de sendas contradicciones, su misteriosa energía me hace inmune a cada mínima intención de abandonarlo y salir a encontrar otro lugar -hipotéticamente mejor-. Es una región de viajes y viajeros; de poesía y de poetas; de música y músicos; de secular y lejana filosofía y perennes e innumerables filósofos; de minotauro y sirenas mitológicos, y de sueños y soñadores. 
 

¡Pero es fácil ser un soñador en el Edén!: la belleza incomparable de su refrescante mar color azul profundo; su inmenso cielo -por no abundar las altas construcciones- que varía de Norte a Sur y de Este a Oeste tanto como su amplia gastronomía pincelada por Bizantinos y Otomanos; su vegetación abundante en las islas del mar Jónico y aquella casi desértica en las Cícladas, donde el fuerte viento que constantemente las azota, dispone de cada evento, y que al mismo tiempo da como resultado (por ejemplo en Santorini, y mezclado con la calidad volcánica de su tierra) productos vitivinícolas conocidos internacionalmente como el vino Assyrtiko. 
 
Atenas, la capital (su nombre un tributo a la diosa Athiná que residía en el Partenón, titánico edificio construido en el corazón de la ciudad sobre la alta montaña Acrópolis), cuna de la controvertida Democracia, es, como tantas capitales en el mundo, la meca de todas las diversas costumbres provenientes de todo el territorio nacional. Su arquitectura neoclásica, aturdida por una babel de otros tantos edificios sin períodos ni estilos, construidos principalmente después de la independencia Griega del imperio Otomano, se encuentra sobre todo en las áreas del centro. Abundantemente abandonada a su suerte, da un carácter nostálgico donde, en sus mágicos patios y jardines interiores, se encuentra un interminable número de bares y tavernas; algunos tradicionales, otros elegantes y otros extremadamente kitch, mas que se acomunan por la vivacidad y excitación caracterial de los Griegos con discursos que van desde la comida, al fútbol, a la política; amenizados, en gran parte de ellos, por bandas musicales que interpretan músicas desde la más tradicional nacional hasta la más moderna global. 
 
País de grandes luchas preludiadas por significantes “OXI” (“no” en Griego); el primero -quizás- dado a la Italia fascista de Mussolini durante la segunda guerra mundial, y un último muy actual, y no menos importante, a la imposición de medidas de austeridad de parte de la comunidad Europea en este 2015. Omero, Safó, Esquilo, Epicuro, El Greco, Xatzidakis, Vangelis Papathanasiou, son algunos entre los más grandes nombres en la poesía, el teatro, la filosofía, la música y el arte, que han dado a Grecia, además de lo expuesto anteriormente, un espacio importante en la historia del mundo! 
 
*Músico cubano afincado en Atenas desde 2004.