La cuarta revolución industrial tiene un impacto tranformador que va más allá de los sectores económicos relacionados con la tecnología y afecta a las industrias, al transporte, a la construcción etc. Las posibles consecuencias de dicha revolución han despertado un debate sobre el trabajo en todo el mundo. Los temas más debatidos son la sustitución de los empleados por los robotes y el aumento de la “gig economy”.(trabajadores independientes contratados para una labor específica por un tiempo determinado).
 
En el informe titulado “Grecia: en busca de crecimiento, de trabajo y de prosperidad después de la crisis”, publicado por el think-tank británico “Policy Network”, la autora Sotiría Teodoropúlu e investigadora del Instituto Sindical Europeo (European Trade Union Institute –ETUI) analiza las prioridades políticas que Grecia podría establecer para aprovechar las oportunidades de la digitalización y minimizar las amenazas al empleo actual, por la cuarta revolución industrial y por los nuevos modelos laborales como la “gig economy”.

gig economy1

Según la Sra. Teodoropúlu, la revolución digital le dará a Grecia muchas oportunidades de crecimiento. Por ejemplo, la creación de empresas de servicios innovadores de tecnología punta podría atraer inversiones extranjeras directas. Además, la automatización y la digitalización reducirá los gastos del sector público, lo que supondrá un alivio presupuestario.

La autora subraya que en noviembre de 2016 el gobierno griego publicó su estrategia digital nacional para el período 2016-2021 y estableció - por primera vez - un Ministerio de política digital,  con una Secretaría General al respecto.

digital2

Según la investigadora, los gobiernos griegos deben tener en cuenta cuatro prioridades políticas para que Grecia pueda aprovechar la tecnología y sacar provecho de la cuarta revolución industrial.

La primera prioridad es adoptar una estrategia digital coherente, largoplacista, que dure más allá de los cambios de los partidos políticos en el poder.

La segunda prioridad es capacitar a los menores, lo máximo posible, en el dominio de la tecnología digital, por el sistema educativo y desde una edad temprana. Igualmente, hace falta capacitar a los mayores también. En torno a la digitalización de la administración pública, algo así puede garantizar la transparencia y la eficiencia.

La tercera prioridad es establecer un ambiente de negocios favorable a la inversión y a las empresas innovadoras. A eso se añade un sistema judicial más eficiente, un sistema tributario más previsible y transparente, y servicios públicos de calidad más alta. Además, se requiere el fortalecer de las relaciones entre las empresas innovadoras y las Univesidades (investigación), un sector en el que el país heleno es realmente competitivo.
 
La última prioridad es replantear el empleo y la seguridad social.  Las reformas recientes en el sistema de la seguridad social para los que trabajan por cuenta propia han sido pasos en la dirección correcta. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer.
 
( D.P.)

banner panorama

banner newsletter panorama

  1. Lo más visto
  2. Grecia e Iberoamérica